Gratinado de espárragos con gambas

Gratinado de espárragos trigueros con gambas

Este plato está delicioso. A mi familia y amigos les encanta. Es una receta sencilla a la vez que original, a base de espárragos trigueros, gambas, queso. Lo único que necesita más elaboración es la bechamel, pero merece realmente la pena para poder deleitarse más tarde. El ingrediente principal es el espárrago triguero, alimento que tiene multitud de beneficios para la salud.

Para 4 personas

Ingredientes

  • 2 manojos de espárragos trigueros
  • 250 gr de gambas peladas crudas
  • 100 gr de queso rallado (manchego semi-curado, o gruyère)
  • 1  1/2 c.s. de harina
  • 1/4 cebolla picada muy fina
  • 2 c.s. de aceite
  • 400 ml de leche
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada

Preparación de los espárragos trigueros

Es conveniente cocer los espárragos trigueros con 1 ó 2 horas de antelación con el fin de que escurran bien y no suelten agua durante el gratinado.

Cortar la parte más dura de los espárragos trigueros y lavarlos. Echarlos en una olla grande cubiertos de agua y dejarlos cocer unos 20-30 min, hasta que estén blandos pero firmes (no demasiado blandos, para que no se deshagan). Pinchar con un tenedor para comprobar el grado de dureza. Cuando estén cocidos se sacan del agua y se colocan una espumadera ancha para evitar que se rompan y se dejan escurrir un rato. Después se colocan en una bandeja forrada de papel de cocina, de esta manera el papel absorberá el líquido sobrante. Para terminar este punto hay que dejarlos escurrir encima del papel durante 1 hora por lo menos.

Preparación de la bechamel

En un cazo echamos el aceite y sofreimos la cebolla sin dejar de removerla con unas varillas hasta que se ponga transparente. Es muy importe no dejar que se queme, porque sino amargará.

A continuación, añadir la harina y remover bien hasta que quede totalmente integrada. Posteriormente, añadir la leche poco a poco sin dejar de remover nunca, cada vez que vuelva a espesarse la salsa se añade otro poco de leche. Es laborioso porque hay que estar muy pendiente de que no se queme y hay que remover sin parar. La salsa bechamel tiene que quedar sin grumos (sólo se apreciarán los trocitos de cebolla) y no demasiado espesa, siempre se puede añadir un poco de leche. Después añadir una punta de cucharadita de sal, pimiento y nuez de moscada. Finalmente, retirar del fuego y reservar para más adelante.

Preparación final de la receta. Horneado

Mientras precalentamos el horno a 200º podemos ir preparando las cazuelitas o las fuentes individuales.

Después, coloca los espárragos preferiblemente en unas fuentes individuales para horno, echarles un poco de sal y repartir por encima las gambas peladas. A continuación cubre los espárragos y las gambas con un poco de salsa bechamel. Luego esparce bastante queso rallado por encima. Para terminar se espolvorea un poco de pan rallado para que se tueste bien en el horno.

Por último, meter en el horno durante unos 10 min. hasta que empiece a dorarse la superficie.

Servir en la propia fuente o cazuelita, teniendo la precaución de colocar ésta encima de un plato liso y así evitar quemarnos o dañar la mesa.

Sígueme y dame un like ¡Gracias!

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.